Campeonato del Mundo sprint sub23 y júnior de piragüismo

El palista del Náutico Sevilla Cayetano García de la Borbolla Yaque logra el título intercontinental en C-4 500 sub23 en Szeged (Hungría), donde previamente era noveno en C-1 1.000 y también lucharon por medalla sus compañeros de club Carlos García (4º en K4 500 y 6º en K-2 500 júnior), Elena Gómez-Millán (4ª en C-4 500 júnior) y Carolina García (5ª en K4 y K-2 500 sub23). Juan Ruiz, Ghailene y Adlene Moatez Khattali no alcanzaban las finales.

RESULTADOS

Este sábado ha concluido la participación del Club Náutico Sevilla en los Campeonatos del Mundo sprint de piragüismo de las categorías sub23 y júnior, que se celebran desde el 31 de agosto en Hungría. Y no ha podido concluir de la mejor forma posible la actuación de los siete palistas de la entidad hispalense presentes en Szeged. De hecho, en la cuarta y última final de la jornada con presencia sevillana, Cayetano García de la Borbolla Yaque se ha proclamado campeón del mundo sub23 en C-4 500 metros.

En el regreso a su pista talismán, donde ya había sido el año pasado vencedor del Preolímpico en C-2 1.000 y de la Copa del Mundo en C-2 500, el palista sevillano ha logrado su tercera corona mundial. Porque, al margen del oro en la Copa del Mundo del pasado año y del título en esta misma competición logrado este año en tierras checas, el palista del Náutico Sevilla ya había conquistado en 2019 el título intercontinental en C-1 200 metros en Rumanía y este mismo agosto en Canadá el título mundial absoluto en C-2 500 con su compañero de club Pablo Martínez.

En el Mundial sub23, que había iniciado con un noveno puesto el viernes en la final de C-1 1.000 metros (4:13.96) después de ganar su eliminatoria ((3:55.90), Cayetano García de la Borbolla Yaque ha cumplido los pronósticos que situaban a España en el podio de la prueba de K-4 500 sub23. De hecho, junto a los gallegos Manuel Fontán, David Barreiro y Martín Jácome ha liderado la gran final desde los primeros metros, aguantando en el sprint final la presión de Hungría y Polonia, distanciadas solo del cuarteto hispano en tres y cinco décimas, respectivamente.

España se ha hecho con el oro con un tiempo de 1:32.36, por el 1:32.65 de los subcampeones y el 1:32.84 del bronce. La cuarta clasificada, Ucrania, ha quedado a algo más de un segundo (1:33:52).

OTRAS CINCO PLAZAS DE FINALISTA

Por el contrario, las otras finales del Campeonato del Mundo sub23 y júnior con presencia de palistas del Club Náutico Sevilla no han concluido con el premio del podio, aunque se rozaba el mismo en más de una prueba.

En la categoría sub23, Carolina García, plata en la Copa del Mundo y cuarta en el Mundial absoluto esta temporada, se tenía que confirmar con dos quintos puestos en Szeged. En K-4 500 debutaba con tercer puesto en su serie (1:34.60) y pasaporte directo para la final del viernes, en la que era quinta (1:34.78) a un segundo de los puestos de privilegio. Y en K-2 500, tras ser segunda en la eliminatoria (1:44.18) y tercera en semis (1:45.35), este sábado repetía quinto puesto en la final (1:44.43) después de estar en la pugna por las chapas en la primera parte de la regata. Al final, la dupla española se quedaba a siete décimas del tercer puesto.

Por su parte, el tunecino con licencia del club sevillano Ghailene Khatteli participaba en C-2 500 junto a su hermano Adlene Moatez, con el que quedaba octavo en las series eliminatorias (2:06.00) y no podía entrar en semifinales. Posteriormente, en C-1 500 accedía a las semifinales tras ser quinto en las series (1:55.68) aunque este sábado no lograba pasaporte para la final del domingo.

En la categoría júnior, Carlos García, doble subcampeón mundial en 2021 y campeón europeo en 2022, debutaba en K-4 500 con victoria en su serie (1:24.07) y logrando así pasaporte directo para la final del viernes, en la que acariciaba el podio al ocupar la cuarta posición con 1:24.56, a una décima del bronce y menos de un segundo de la plata. Y en K-2 500, tras ganar la eliminatoria (1:33.01) el jueves y ser tercero en las semifinales (1:33.36) alcanzaba la final de este sábado, en la que dominaba la prueba al paso por los primeros 250 metros para luego perder fuelle y cruza la línea de llegada en la sexta posición (1:34.48), a algo de más de dos segundos del podio.

En canoa, la también campeona europea 2022 Elena Gómez-Millán, triple finalista mundial el pasado año, participaba en C-4 500, con final directa el sábado en la que ocupaba la cuarta plaza. La sevillana, con un tiempo de 1.56.80, se quedaba a segundo y medio de la medalla en la cita magiar.

Por último, el Club Náutico Sevilla completaba su participación en el Mundial con el júnior Juan Ruiz, que después de ser sexto en las eliminatorias (3:53.68) de C-2 1.000 metros y cuarto en las semifinales (3:51.55) se quedaba a las puertas de disputar la final.

 

Comparte esto:

CONOCE NUESTRO
PUERTO DEPORTIVO

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER